POR: DANIELA TAPIA
CRÉDITOS: ECUADOR FONTAGRO

Las preguntas que un emprendedor se hace al momento de poner su Startup en marcha son: ¿Las incubadoras son realmente necesarias? ¿Cómo saber si se necesita una incubadora o una aceleradora?

Cómo saber qué tipo de ayuda necesita tu Startup. Definiendo a incubadora y aceleradora.

Las incubadoras son centros de apoyo, que ayudan a darle estabilidad a las empresas en desarrollo, encargandose de evaluar la viabilidad técnica, financiera, y de mercado. Proporcionan servicios integrales de asesoría legal y administrativa, así como planes de mercadotecnia y ventas. Espacio físico, equipo, logística y acceso a financiamiento y capital semilla. Esta netamente dirigido a las pequeñas empresas

Por otro lado las aceleradoras son una nueva tendencia en el apoyo de las pymes, las cuales buscan poder crecer al mismo nivel de las grandes empresas. Son sociedades, o en algunos casos ONG, que tienen como objetivo principal brindar apoyo substancial a empresas ya existentes para que estas puedan desarrollarse.

En otras palabras, un punto de vista más directo, las incubadoras manejan empresas o proyectos que ya existen, para que estos crezcan de manera apropiada y sana. Por otro lado, la aceleradora ayuda a que un negocio pueda llegar a desarrollarse y crecer, apresurándolo sin descuidarlo.

Las incubadoras son realmente necesarias para aquellos startups que están en proceso de desarrollo. Muchas veces necesitan de una guía de apoyo, garantizando que estas se desarrollen de manera correcta, generando ideas, que ayuden que su emprendimiento sea factible y que no desaparezca por las trabas, o los problemas que puedan existir en el mercado laboral. Normalmente las incubadoras ofrecen servicios como el financiamiento del proyecto, coaching, ayudas en la red, espacios físicos en donde puedan trabajar, entre otros. Sin embargo, hay startups que prefieren acudir a una aceleradora por los servicios que estas ofrecen, lo cual tampoco está mal, ni tampoco es una decisión precipitada o criticable. Las aceleradoras también tienen una serie de beneficios, como lo son el trabajo monitoreado, lo cual ayuda al crecimiento de una empresa.

Las ventajas que presenta trabajar con una incubadora de empresas, radica en la facilidad de la realización de los planes de negocio. Debido a que guían a las empresas por el camino correcto, estructurandola para que se vuelva sólida, por esta razón normalmente las actividades que están mal hechas son descartadas en las incubadoras.

Además de esto la retroalimentación que se da respecto al progreso de la empresa tiende a ser muy útil. Es importante mencionar que las incubadoras proponen una guía de trabajo acompañada de consejos para la mejora de las ideas. Y finalmente reducen costos de establecimiento de la empresa, ya que las incubadoras cubren todas estas necesidades brindándoles espacios de trabajos cómodos y económicos.

En este proceso existe una fase de pre-incubación, en la cual se da el inicio a la etapa de las incubadoras. Este proceso es de gran importancia, ya que se da a conocer todos los deseos de una manera clara, para que se puedan generar ideas productivas y factibles para la empresa. Sin embargo, al momento de realizar esta fase se debe capacitar a los empresarios como una norma general, para que de esta manera se encuentren con todas las habilidades necesarias para la toma de decisiones en cualquier momento que se necesite, siendo supervisados y discutidos por los dueños o empresarios de la empresa o institución. Siempre en esta fase se trabaja con el plan de negocios, el producto, o el servicio que se desea brindar ya que no se trata de quedar solo en una idea.

Dentro de la fase de incubación se desarrolla el plan de negocios, además de dar la base al proyecto, para que este gane forma y sostenibilidad, por lo que no se deja ningún detalle detrás. Es importante dejar los proyectos difíciles que retrasaran de cierto modo el desarrollo del emprendimiento, lo que genera que se deba cambiar el plan de negocios. Todo proceso deberá ser supervisado por los integrantes de la incubadora dando paso a la retroalimentación que será la base fundamental para el éxito del proyecto, ya que se discutirá las cosas positivas y negativas de la empresa. Tomando en cuenta que la capacitación es un aspecto importante al momento de analizar situaciones difíciles que pueden suceder en la empresa, donde se presentan etapas de liderazgo, lo que ayuda a los empresarios a prepararse para cualquier tipo de obstáculo que se les presente en el camino.

La post-incubación es el paso que le sigue a la pre-incubación e incubación, que normalmente tienen un tiempo aproximado de dos años, por consiguiente aparece la post-incubación, a partir de esto la incubadora siente que puede dejar de trabajar con la empresa y la deja surgir por su cuenta. Es decir, la empresa podrá presentar ya los productos y servicios que presenta, a nivel de ventas, servicios tecnológicos, plan de negocios y posibles programas de aporte de capital o socios inversionistas. Lo que queda en este punto para la empresa incubadora es brindar asesoría y orientaciones que se consideren necesarias.

Las empresas incubadoras se diferencian de las aceleradoras, ya que normalmente son un espacio físico donde se ofrecen oportunidades de contactos y servicios básicos de negocios, como pueden ser las conserjerías o las salas de conferencias. A diferencia de las aceleradoras que ofrecen servicios profesionales o paquetes de consultoría estratégica, gestión de entrenamiento, relaciones públicas, diseño y equipos de contratos virtuales. Aunque puede parecer similar es importante diferenciar que incubar es iniciar algo, es empezar a desarrollarlo y acelerar es avanzar algo que ya empezó de alguna manera. Por lo tanto, las incubadoras son las que crean proyectos nuevos para ellas, mientras que las aceleradoras de Startup son las que ayudan a avanzar lo que ya empezó con técnicas y consejo legales y financieros.

Incubar o acelerar el proyecto, es la pregunta clave para saber por dónde llevar a la empresa. La variedad de opciones dificulta saber qué tipo de espacio comercial es ideal, ya que la definición de “ideales” cambia a medida que la empresa va creciendo. La incubación es la mejor opción para ayudar a una pequeña idea a surgir, ya que provee un equipo donde se pueden controlar las ideas generadas anteriormente. A diferencia de las startups, la aceleradora es ideal, ya que las consolida para el momento donde se busque la financiación, construcción y formulación del producto, debido a su consolidación.

Las empresas incubadoras en Ecuador son pocas, ya que es un proceso que recién se está introduciendo en el campo laboral. Empresas e instituciones como WorkingUp, es un espacio innovador que aparte de ser una empresa de coworking, es una empresa incubadora que busca incentivar y potenciar la capacidad de emprendimientos en Ecuador, que brinda servicios desde asesorías legales, contables, marketing, ventas, publicidad, entre otros múltiples servicios que garanticen el buen manejo de los emprendimientos ecuatorianos. Impaqto (incubadora social) que es una empresa que ayuda a los startups a surgir, con espacios de coworking y asesoramiento. Corpoambato, es una empresa incubadora, la cual apoya el emprendimiento de calzado, agroindustria, turismo y confecciones.. Rioinnova, es una incubadora de empresas en Riobamba que tiene como objetivo principal impulsar la creación o el desarrollo de pequeñas y medianas empresas en sus primeras etapas de vida, fomentar el espíritu emprendedor y la innovación empresarial.

Las empresas aceleradoras en Ecuador igualmente son pocas. Una de ellas es KrugerLabs, la cual es una organización que tiene como objetivo fomentar el Ecosistema Emprendedor en el Ecuador y ayudar a las StartUps con sus proyectos, los cuales ya se encuentren en estado de prototipo, contribuyendo con mentoring, capital semilla, talleres, networking empresarial, entre otros servicios. Prendho es una empresa ecuatoriana aceleradora e incubadora, que busca convertir las ideas innovadoras en negocios rentables e impulsar los proyectos que ya tienen un cierto grado de maduración. Ha sido creado entre la Fundación para el Desarrollo Empresarial y Social, FEDES, y la Universidad Técnica Particular de Loja, UTPL, junto con el apoyo y acreditación de esta Secretaría.

A %d blogueros les gusta esto: