Por: Daniela Tapia
Créditos: Pexels

Un cambio significativo está ocurriendo en los mercados energéticos mundiales. La energía solar, por primera vez, se está convirtiendo en la electricidad más barata. Está empezando a competir con el carbón y gas natural en una escala mayor, y en particular con los proyectos de energía solar en los mercados emergentes, está costando menos que construir los proyectos de energía eólica, de acuerdo con nuevos datos de Bloomberg New Energy Finance.

El analista de energía Ramez Naam, dio una breve reseña de dónde está el mercado de energía solar hoy. Naam reiteró que la energía solar es cada vez más barata, hasta el punto que es más barata que los combustibles fósiles, incluso sin subsidios en lugares soleados como Nevada o Dubai.

La electricidad permitida por los combustibles fósiles se negocia en aproximadamente 7-7.5 centavos por kilovatio-hora. Fuera de los Ángeles una nueva planta actualmente en las obras se fija a 3.6 centavos por kilovatio-hora. Por otra parte, en Dubai, se aceptó una oferta por un récord de $ 2.99 centavos por kilovatio-hora. Luego un acuerdo en agosto que fija $ 29.10 por megavatios hora en Chile. Eso es un récord de electricidad barata, casi la mitad del precio de la competencia del carbón. La energía solar ya es más barata que el carbón en el segundo país más poblado del mundo, la India, con un aproximado de $ 64 dólares por megavatio-hora.

A todos estos precios se hicieron subvenciones no incluidas, a diferencia del carbón, gas o petróleo que ascienden a $ 452 mil millones cada año. Mientras tanto, los combustibles fósiles seguirán siendo subsidiados a pesar de que la tecnología sea más antigua. Al parecer, la energía solar y el viento merecen ser subsidiados sólo por un par de años más, hasta que hayan madurado, que si es justo en este contexto, pero no en el más grande, donde los combustibles fósiles aún conservan subsidios enormes. CEMAER explica, que el costo promedio de un watt instalado con energía solar se ha reducido en casi un 25% en sólo los últimos dos años. Como ejemplo de largo plazo, en 1953 un watt con energía solar podía costar 1,785 dólares, hoy en día el watt puede costar alrededor de sólo 1 dólar.

En América Latina se vuelve más atractiva esta tendencia de energía renovable para la inversión, es una idea que ha ganado campo de manera significativa. En 2014 subió en un 169% a comparación de Europa que solamente tuvo un crecimiento del 60%. CEMAER nos explica como 500 millones de personas que viven en Latinoamérica, debido al calentamiento global, han comenzado a instalar paneles solares para mejorar la seguridad energética y la salud ambiental. Inclusive países como Chile, México y Brasil se han convertido en líderes de la región en instalación de paneles solares, no siendo estos los únicos jugadores, sino también países como Uruguay, Perú, Colombia y Costa Rica, se han evidenciado tasas notables en la energía solar. Es importante señalar, que los países latinoamericanos no podrán depender únicamente de la energía solar para el futuro. Sin embargo, Latinoamérica tiene la ventaja competitiva de no ser el primero en la industria con este tipo de tecnologías, lo que puede parecer una desventaja, que se convierte en una oportunidad de aprender de los errores de otros.

Ben Moody, presidente de Pan American Finance, dice que “La energía solar fotovoltaica tiene un precio competitivo, tanto para instalaciones pequeñas ubicadas en los techos y azoteas, así como para las más grandes, tales como plantas de energía a gran escala. Además, las plantas de energía solar fotovoltaica son, en comparación con otras tecnologías renovables, más rápidas y fáciles de instalar. Como resultado, los proyectos de energía solar fotovoltaica pueden presentar menor complejidad para su financiamiento comparadas con otras tecnologías renovables”.

Los mercados emergentes, especialmente en América Latina, se están convirtiendo en lugares perfectos para la inversión en energía renovable. La transición global a una economía de energía limpia está tomando muchas vueltas a lo largo del camino, y lejos de algunos de los mercados más establecidos. "Ahora estamos en una era en la que las autoridades y los reguladores deben cambiar su enfoque en el acceso al mercado y el juego limpio; donde las mejoras tecnológicas y las curvas de costos conducirán a un nivel de despliegue de energías renovables que nunca se hubiera imaginado.

A %d blogueros les gusta esto: