Por: Daniela Tapia
Créditos: Pexels

Los desperdicios de alimentos son un problema, que se puede evidenciar a nivel mundial. Un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo van a la basura. Desde los desechos de restaurantes hasta supermercados, por ser productos imperfectos o alimentos dañados. Alrededor de 400 millones de dólares en alimentos terminan en los basureros cada año, resultando en 3.300 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero al año. Decenas de empresas están construyendo tecnologías para ayudar a reducir los residuos en toda la cadena de suministro de alimentos, desde la agricultura y la distribución, hasta los restaurantes y la cocina casera.

Pareup, Zero Percent, Imperfect, 412 Food Rescue, MOGO, son algunas de los startups que están dando opciones a las empresas para evitar el desperdicio de comida en sus negocios. Son aplicaciones que conectan a personas con establecimientos de alimentos no vendidos y no caducados a un precio reducido. Ayudan a minoristas y restaurantes a obtener ingresos adicionales, al tiempo que reduce su desperdicio de alimentos, ofreciendo a sus clientes el acceso a alimentos en perfecto estado. Normalmente estos proyectos obtienen ganancias por cobrar una pequeña tarifa por cada transacción, con la aplicación de descarga de manera gratuita. Su software también proporciona a los usuarios funciones de análisis y generación de informes que les ayudan a perder menos, y realiza un seguimiento de las donaciones realizadas para que las organizaciones puedan recibir deducciones fiscales. A algunos de ellos, sus aplicaciones les permiten, enumerar los restos de comida que disponen y luego enviar mediante textos a despensas de alimentos, comedores populares, y otras opciones, para hacerles saber lo que está disponible.

Por ejemplo la empresa Imperfect, ofrece productos con descuento que de otro modo se desperdiciarían los cuales son perfectamente comestibles, pero que están deformes o ligeramente descoloridos. El objetivo de esta empresa es reutilizar los productos que los minoristas y distribuidores rechazan, mientras ayudan a generar ingresos adicionales para los agricultores y hacer que los productos locales sean más asequibles.

Por otro lado, MOGO tiene como objetivo reutilizar el 10% de los alimentos que sobren en el restaurante todos los días. La aplicación y la plataforma web conectan a los consumidores a una red de restaurantes que ofrecen comida sobrante a un precio reducido. Los restaurantes enumeran sus ofertas y los clientes seleccionan su comida y pagan a través de la plataforma.

La concientización del desperdicio de recursos, como comida, agua, electricidad, está ganando campo en las nuevas generaciones, ya que se preocupan más por la conservación del medio ambiente. Buscan que las nuevas generaciones se tornen más verdes, más responsables y consientes de las cosas que consumen, y de la manera como las consumen. Alrededor del mundo 795​ millones de personas no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi uno de cada nueve personas en la tierra. La gran mayoría de personas que padecen hambre en el mundo viven en países en desarrollo, donde el 12.9% de la población presenta desnutrición, lo que simboliza que alrededor de 3,1 millones de niños mueren cada año por no disponer de los recursos necesarios para alimentarse correctamente. Se dice que si las mujeres agricultoras tuvieran el mismo acceso que los hombres a los recursos, el número de personas con hambre del mundo podría reducirse hasta en 150 millones.

A %d blogueros les gusta esto: